Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Carta de una madre soltera al padre de su hijo. Tienes que leer esto!

“Desde el principio supe que tu libertad tenía mucho más valor para ti que la nueva familia que deberías formar, fue mi error creer que cambiarías por mi o por tu hijo. Debí tener presente el hecho de que eras un alma libre y que no ibas a tolerar un cambio tan brusco, después de todo, tu tenías una vida antes de conocerme y enterarte de que se serías padre. Quise engañarme a mí misma pensando que podrías permanecer a mi lado, aun cuando sabía que tu sonrisa no llegaba a tus ojos y que te sentía distante aun teniéndote cerca.

Recuerdo todas las veces en las que me dejaste sola para ir a la citas con el médico y aquellas ocasiones en las que dejaste de lado las compras para el bebé por tus asuntos personales, debí interpretar esas señales. Lo peor y lo que más me dolió, fue el día en que te fuiste y me dejaste sola y esta vez, para siempre. Lo sabía, intuía que no regresarías y lo más cumbre de todo, es que aún sigo sin poder culparte, pues en parte es culpa mía, yo permití que te quedarás conmigo aun cuando tu no querías.

Mi embarazo fue promedio, estaba sana físicamente, pero mi mente y emociones eran un torbellino de lágrimas y pesares. Todo cambió cuando mi hijo nació. Él es el responsable de mis sonrisas más sinceras, obviamente el criarlo no ha sido fácil, pero he aprendido tanto de la vida a su lado, que ahora veo el pasado y me digo a mi misma que tu partida fue lo mejor que me pudo haber pasado.

Te agradezco por dejarme este maravilloso regalo

Me has dejado un maravilloso ser y debo agradecerte por eso, porque gracias a ti he podido ver las sonrisas de mi hijo, sus ocurrencias, observar sus pequeños ojos que se esfuerzan por descubrir al mundo y su entusiasmo por crecer. No pienses que le hablaré mal a nuestro hijo de ti, porque no lo haré. El tiempo y tu ausencia van a hacer que el mismo cree una imagen de ti sin necesidad de que yo intervenga. Quizás tu no hayas estado presente en su vida, pero una figura paterna jamás le falto, y es la de su abuelo, que sin peros ni quejas, asumió el papel que tú egoístamente rechazaste.

Nuestro hijo aguarda por ti, por si algún día quieres ver a ese pequeñín que se parece tanto a ti y el que se desvive por ser una buena persona para impresionar a su padre aun cuando sabe que no vendrás. De verdad espero que tu decisión no se vea inclinada en un futuro y que, si hay arrepentimientos, no sea demasiado tarde.”

Madres solteras, la vida aún sigue y les esperan cosas hermosas al lado de sus hijos, así que no decaigan y sigan adelante, por ustedes y por ellos. ¡Comparte en tus redes sociales!

shares